Haz que tu trabajo no sea sinónimo de sufrimiento.

felicidad laboral

Nos pasamos más de dos tercios de nuestra vida trabajando. Dato que puede resultar desestabilizador, sobre todo para quienes “padecen” cada jornada de trabajo y sólo experimentan algo parecido a la felicidad cuando el horario sentencia que otro día laboral, por fin, ha terminado.

Lamentablemente, es habitual encontrarnos con personas descontentas en sus lugares de trabajo. Algunos porque están sometidos a tareas aburridas y/o repetitivas; otros porque tienen un jefe déspota, autoritario, intransigente o novato; y algunos tantos (o los mismos), porque se quejan de compañeros de equipo hostiles y/o desconfiados.

¿Quién no se ha quejado alguna vez de su jefe, de la infraestructura de su oficina, de sus compañeros, del calor, del frío, o hasta de la comida que sirven en el comedor de la empresa? Lo más probable es que ninguno de los que esté leyendo esta artículo pueda arrojar la primera piedra; porque quejarse, para muchos, se ha convertido en un deporte nacional.

Y está claro que esa situación no es nada saludable. ¿Qué mejor que levantarse cada día e ir feliz y contento a trabajar? ¿El día no sería diferente? ¿La carga de trabajo no sería más llevadera? A propósito de ello, dicen los expertos que la gente que encuentra la felicidad en el trabajo rinde más y mejor.

Felicidad en el Trabajo. Cambiar, para que todo cambie.

El trabajo no lo es todo en la vida, pero como mencionábamos antes, ocupa una parte muy importante de ella. Y en este contexto es fundamental entonces, tratar de sobrellevarlo de la mejor manera posible, aceptando que el cambio profundo no tiene que ocurrir en los demás, sino en nosotros mismos.

Nada exterior puede proporcionar la felicidad. Basada en esta premisa, entre otras, es como se concibe este taller para ofrecernos la posibilidad de:

  • Observar nuestros pensamientos y adónde nos conducen.
  • Vivir nuestras emociones sin se apoderen de nosotros.
  • Concebir el trabajo como un espacio de crecimiento personal.
  • Responder conscientemente a los enfrentamientos en lugar de reaccionar. Acción en vez de reacción.
  • Aumentar la capacidad de recuperarnos ante los problemas laborales.
  • Incrementar nuestra energía, en lugar de desgastarnos en darle vueltas a las cosas.
  • Mejorar nuestra relación con el mundo conectándonos con nuestra sabiduría interior. Conocernos y aceptarnos.
  • Surfear las olas de nuestros problemas en el trabajo, descubriendo nuestra capacidad de vivir las tensiones, sin perder el equilibrio. Estabilidad emocional.
  • Retomar el contacto con tu paz interior en cualquier momento. Recargar energías.

Y dejo aquí, las sabias palabras del Dr. Víctor Pauchet: “El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento”

 


Si quieres saber más acerca de los próximos talleres y sesiones, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Tel. 625 288 899
anaberduncoach@gmail.com