escuchar piel

Necesitamos ser escuchados. Es- cu- cha- dos. Todos. Pero saber escuchar es una habilidad que pocos dominan.
Escuchar no es aconsejar. No tomes mi desahogo como una oportunidad para sacar a tu ego a pasear.
Escuchar no es decirme que justo esos sentimientos que tengo son inadecuados porque tengo que tener un pensamiento positivo.
No tienes por qué solucionar mi vida, yo soy perfectamente capaz.
Sólo acepta lo que yo estoy sintiendo, sea lo que sea. Cuando yo no tengo que defender ante tí aquello que siento, es cuando me abro a descubrir dentro de mí.
Sólo escúchame,si no me escuchas, no me siento visto por tí, no siento que existo ante tus ojos. Sólo soy un pretexto para tu pensamiento.

“Escuchar sin dar respuestas ni consejos no solicitados, no sólo es un acto de amor, sino también una muestra de inteligencia”. José M’ Doria