sal de tumente

Experimentamos toda nuestra vida con muestra mente. Hasta el punto de que creemos a pie juntillas que somos nuestros pensamientos. La desatención nos lleva a no darnos cuenta de que no tenemos ni la menor idea de cuál va a ser nuestro próximo pensamiento, de que no tenemos control sobre ellos.
En un mundo hiperactivo, pararnos a observar es transgresor.
Párate y observa. Son sólo cinco minutos. Observa tus pensamientos. Si puedes observarlos es que no eres ellos…eres quien los observa.
Adjunto audio. De verdad, son cinco minutos. Sólo para y observa.
1.-No-hagas-nada-solo-observa