LMe repito esta frase en muchos momentos de mi vida, en los peores. No significa que con tres palabras quiero machacar el vértigo, cambiar los hechos palpables o la angustia que siento en la boca del estómago. Significa: Aquí estoy. No he llegado hasta aquí para nada. Estoy aquí donde debo estar y voy a crecer con los desafíos que tengo delante.

A toro pasado es fácil ver las cosas de un modo suave, ver que todo tenía sentido. Ahora sólo tengo que recordarme que la mejor arma para enfrentarse a un reto es fluir, con la certeza de que, al final, todo irá bien. No hay alternativa, no le des vueltas. Todo está bien, así lo has decidido.