reloj
Sé honesto contigo mismo. Sé valiente. No busques excusas, no hay tribunales, estás sólo tú. Ahora que no dedicas ninguna energía a tu defensa, dedícala toda a ver qué haces con tu tiempo libre. Sólo eres un observador de tu vida. Empieza por la televisión. Honestamente, ¿cuánto tiempo estás sentado delante de la televisión?. Horas.
¿cuánto tiempo estás navegando por internet?. ¿ cuánto tiempo le dedicas a las redes sociales?. Sólo sé honesto y ve sumando.
Sin recriminaciones ni justificaciones. Ahora piensa en cosas que quieres hacer y para las cuales dices que no tienes tiempo. Recuerda “cosas que quieres hacer”. La clave es la honestidad sin excusas. Acostúmbrate a ella, a no mentirte. Acepta todo lo que hay en tu realidad. Y seguidamente toma decisiones. Atrévete a probar. ¿Y si hoy no veo la tele? ¿ y si hoy no me meto en facebook?… Pequeños retos. O grandes, según se mire. Pero tomar una decisión así tiene múltiples repercusiones: Me descubro capaz de cambiar algo “incrustado” en mi vida, descubro nuevas posibilidades, ejercito la toma de decisiones arriesgadas empezando con un riesgo bajo, me atrevo a romper una rutina, salgo de mi yo habitual,…
Puede ser todo un efecto mariposa. Y puedes empezar ahora mismo.